lunes, 16 de marzo de 2015

Reseña: Pórtico, de Frederik Pohl

SINOPSIS: La humanidad descubre una base espacial de los Heechee, una misteriosa especie de extraterrestres. Sus naves, dotadas de piloto automático, parten a mundos desconocidos y se convierten en una especie de ruleta rusa para los que quieren probar suerte y optar a la posibilidad de obtener una gran fortuna.
Nueva edición de la exitosa novela de Frederik Pohl, verdadera obra de culto entre los aficionados a la ciencia ficción, que obtuvo los premios Hugo, Nebula, Locus y John W. Campbell Memorial.



RESEÑA: En 1977-78 el escritor norteamericano Frederik Pohl arrasó con los premios más importantes de la ciencia ficción y la fantasía (como son el Nébula, el Hugo o el Locus) gracias a su novela Pórtico. ¿De verdad era merecedora esta obra de viajes espaciales y codicia humana de tantos galardones? Desde mi humilde opinión, la respuesta es un rotundo sí.
Pohl nos presenta una historia futurista en un mundo industrializado donde nos ponemos  en la piel de Rob Broadhead, un humilde "minero de alimentos" que malvive (igual que antes que él lo hicieron su padre y su madre) trabajando en las minas de pizarra de Wyoming. Su suerte cambiará el día que le toque la lotería y decida gastar todo el dinero en un billete de ida a Pórtico para convertirse en lo que siempre ha soñado: prospector.
¿Qué es Pórtico? Nada menos que un pequeño asteriode que orbita alrededor de Mercurio y en el que una desaparecida raza estraterrestre, los misteriosos Heechee, dejó abandonadas miles de sus naves. Las naves Heechee están programadas para volar a los lugares más recónditos de la galaxia. El problema es que nadie sabe a donde irá cada nave, y si regresará. Igual que nadie es capaz de cambiar el rumbo de las mismas. Los 'prospectores' son aquellos valientes que suben a las naves Heechee para descubrir a donde llevan y si hay algo de valor en sus destinos. No hace falta decir que la tasa de fallecimientos entre los prospectores es muy alta... pero también que si encuentran restos de la tecnología Heechee pueden hacerse tremendamente ricos.
La historia de Rob es la historia de un hombre cansado de su vida miserable que sueña con hacer un viaje que le permita convertirse en rico y así comprar el Certificado Médico Completo, para vivir el resto de su vida a cuerpo de rey. Pero para ello hay que sacar el valor de embarcarse en una nave cuya tecnología nadie entiende y rezar para que esta llegue a destino. Cada viaje es una ruleta rusa, en la que el prospector se juego todo (absolutamente todo) a cara o cruz.
Pohl nos habla en su novela de la valentía de los desesperados, los que no tienen nada que perder y aún así sienten el terrible peso del miedo: su única posesión. Rob Broadhead se compara en cierto momento con los tripulantes de las naves de Cristobal Colón, una panda de desesperados que no sabían si al otro lado del mar les esperaba la muerte o la riqueza. Los prospectores de Pórtico son su reflejo futurista.
Como no podía ser de otra manera, lo que mueve a estos 'Odiseos' del espacio es la avaricia. Pórtico está controlado por una corporación internacional que paga intereses y regalías a los descubridores de nueva tecnología. El capitalismo llevado a su máximo extremo, un pulso entre las nociones más básicas de supervivencia y el ansia de escapar de la miseria que tiene los desesperados.
La novela está escrita alternando capítulos que narran el pasado y el presente del protagonista. Desde el principio sabemos que Rob ha tenido un gran éxito en uno de sus viajes y que ahora vive rodeado de lujo. Sin embargo, a lo largo de la narración iremos descubriendo cuál es el precio que ha tenio que pagar por ello.
El gran telón de fondo de la novela es el misterio que rodea a los desaparecidos Heechee. Una raza extraterrestre que dejó abandonadas miles de sus naves en una roca horadada alrededor de Mercurio, sin que nadie sepa que aspecto tenían o porque se marcharon. Los humanos aprovechan lo que pueden de la tecnología Heechee sin llegar a comprenderla del todo, y se mueven como niños que jugaran con el coche de sus padres sin saber porque arranca o como frenarlo.
El personaje de Rob es casi tan misterioso como los esquivos Heechee. Si hay algo que lo define es  su complejidad en las relaciones que establece con su amante Klara o con el resto de sus compañeros prospectores, y que sus actos está en todo momento determinados por el miedo: miedo a viajar en las naves Heechee, miedo a arriesgarse y perder lo poco que tiene, miedo a seguir siendo pobre y no ganar nada... El miedo es el verdadero motor de sus actos, y se nos presenta como un oscuro reflejo de nuestras vidas.
La única fuente de evasión de los prospectores, y en especial de Rob, es el sexo. El miedo y el hastío de los que esperan en Pórtico un viaje que los saque de sus miserables existencias, es combatido a través de las fiestas que organizan por cualquier razón para emborracharse y con la busqueda de relaciones sexuales que les hagan olvidar su situación desesperada, que los hagan dejar a un lado el peso de la culpa y el miedo.
Pórtico es una novela que se devora con gran rapidez, en parte por sus capítulos cortos que dejan con ganas de más, y en parte por su trama que atrapa desde el mismo comienzo. Pohl agarra con fuerza al lector y lo arrastra hasta el lejano Pórtico, donde nos embarcamos en un viaje a los más profundo del espacio y la condición humana. Una lectura muy recomendable que no ha perdido su frescura.


VALORACIÓN: 10/10

FICHA
Pórtico
Frederik Pohl
Ediciones B
376 páginas
8 euros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...